Sweet Peach Palette de Too Faced.

portada

Hace tiempo tomé la firme decisión de no acumular más paletas de sombras. Tengo muchas, y por eso no quiero comprar nuevas que vayan saliendo por sistema. Así que me prometí no comprar una paleta a no ser que me encantara y que los tonos fueran diferentes a otras que ya tuviera (o por lo menos, ligeramente diferentes :D)

Y eso fue lo que me pasó con la Sweet Peach de Too Faced, amor a primera vista. Desde que la vi por redes la quise, y cuando la vi en directo no pude resistirme.

Se que habrá muchas reseñas de la paleta pululando por la boggosfera, pero yo he querido hacer la mía también :)

Foto 12-5-16 19 46 07

Lo primero que salta a la vista es su packaging cómodo y práctico. Esta paleta es más fina que la Chocolate original, cuyo envase es casi el doble que éste.

Los tonos de esta paleta son diferentes a los de las Chocolate Bar, estos tienden más al tono melocotón, tal y como indica su nombre.

La paleta huele maravillosamente a melocotón, como sus hermanas a chocolate.

Sin embargo, aunque se llame Sweet Peach, y tenga varios tonos melocotón, es una paleta muy variada y tiene tonos morados, verdes y oscuros.

Sin más dilación, pasemos a los swatches:

Columna 1:

Foto 12-5-16 19 46 15

 

Foto 12-5-16 19 48 21

Como podéis ver, en esta columna tenemos tres sombras para iluminar, o para transición, en el caso de la última. Los otros tes tonos son escarchados, salvo el último que me encanta para transición en la cuenca.

 

Columna 2:

Foto 12-5-16 19 46 25

 

Foto 12-5-16 19 49 59

De estos tonos, los mate no pigmentan tan bien como los tonos mates de la Chocolate Bar, lo cual me ha decepcionado un poco. Además, son un poco tizosos y secos, supongo que al ser así de secos, por eso no pigmentan todo lo bien que deberían.

Los tonos con purpurina o escarchados, pigmentan de maravilla, lo normal en la marca.

 

Columna 3:

Foto 12-5-16 19 46 35

 

Foto 12-5-16 19 51 45

Como véis aquí, cuanto más oscura es la sombra mate, peor pigmenta. No es que pigmente nada de nada, pero hay que insistir para dejar el color tal y como es, y me sorprende dada la alta calidad que tiene su hermana la Chocolate Bar.

 

En resumen, a esta paleta le daría un 7, por el fallo de las sombras mate. Sin embargo, es una paleta preciosa, con colores muy bonitos, y versátiles.

Al igual que su hermana la Chocolate, me parece una paleta muy práctica para los viajes, ya que contiene tanto sombras coloridas, con shimmer, como sombras para iluminar, de transición y oscuras. Todo en una. Sin duda, me va a acompañar a mis próximas escapadas 😉

La paleta tiene un precio de 45€, y la podéis encontrar en Sephora.

 

¿Y vosotros? ¿Qué pensáis de esta paleta? ¡Contadme!

 

firma marta web

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *